Nosotros ♡

martes, 27 de junio de 2017

El lado oscuro de ser server.


Por fin tengo datos para poder escribir una entrada y que todos la leyeran. Ha pasado una semana sin redes sociales,  sin salidas de amigos,  sin ganas de nada realmente sólo con sueño eterno y trabajo duro que tengo.

Me he enfermado a tal punto que me llevaron de emergencia y hasta ahora nadie de mi familia sabe y es que ni siquiera tengo un problema de Salud grave si no todo lo contrario es una problema mental el que me va consumiendo.
Tampoco he ido a la psicóloga ni a la psiquiatra y en mis horas chorreada  en mi cama me he puesto a pensar que no he ido no porque no tengo dinero,  Si no por el hecho que tengo miedo a decepcionar,  el problema soy yo lo se claramente.
Después de toda esa semana realmente sin vida,  ayer pude salir y recordar realmente que era no estar en cama-trabajo.  Salí con mi mejor amiga,  Que por cierto siento que la perdía,  Ya no hablábamos como antes,  no salíamos ni mucho menos nos reíamos juntas y pienso que quizá sea por que hay un chico que esta detrás de ella y yo aún sigo sola,  Y por más que lo intenté no puedo encontrar a alguien y duele;  fuimos a una restaurante,  quizá nos exedimos de grasa esa noche a pesar que yo ni apetito tenía, nos reímos,  hablábamos un infinito etcetera.  Conocimos unos 6 ecuatorianos y nos quedamos hablando buen rato y recordando hoy martes ya se regresan  a Cuenca y nunca salimos.
En el trabajo tuve un turno muy estresante,  aburrido y malísimo a tal punto que estaba molesta,  molesta por la indiferencia,  egoísmo,  cero empatía y poco compromiso por parte de algunos chicos del trabajo cuando lo único que buscas es que te entiendan,  Que puedan comprender que es un trabajo de presión y a veces todo sale de las manos. Cuando todo el rush acabo no sabía que hacer,  tenía el remordimiento y algo me punzaba  en el corazón.  Tenía que desahogarme porque me iba a deprimir.  Subí a los pequeños baños del personal que tenemos y tire la puerta con odio y me senté en el piso y lloré. Recordé que horrible esta siendo mi vida a mis veinte años y en ese momento quería un abrazo pero no podía,  No me gusta llorar delante de alguien, me calme y baje como si nada hubiese pasado. A seguir siendo hipócrita con los "invitados" y mostrarme feliz...
Sabía que no estaba bien y quería sólo pensar en que debería estar bien hasta que llegó Valentina, rompiendo el cristal de mis pensamientos  y me dijo: ¿que te pasa? 
Obviamente no le iba decir que pasaba en ese momento porque era " no quiero desahogarme y mandarte a la mierda a ti" pero mire a un punto y sentí como una lágrima se formaba en mis ojos color caca y se apoderaban de mi rostro y me deprimi y solté todo cuando pude sentir el calor de sus brazos y me di por vencida.  Y supe que necesitaba a alguien,  tenía mucho adentro y nada afuera.
Me alivie pero no por completo
Necesita salir y olvidar más,  hable con una persona X,  hablamos hasta que me dijo te espero afuera de tu trabajo y punto.
8:15 de la noche salí y la busque, estaba ahí debajo del poste,  me acerqué y caminamos,  compramos unas latas de cerveza y fuimos por el malecón a seguir hablando y descubrir por que me gusta conocer gente nueva de la nada para convertirse en una entrada más a mi blog como en este caso.  Es que puedes ser tu y decir versiones combinadas con verdades de tu vida porque no te conoce y es divertido hablar creando una historia.
Caminando de nuevo,  me dijo que si quería irme bien a mi casa y sacó la weed de catálogo de su bolsillo y dije "mierda". 
Ya se imaginan como terminamos no? Pues ninguna sabía armar,  salió un desastre de porro.  No alcanzamos a terminarlo todo porque a la tercera piteada estabamos hablando tonterias o es que yo escuchaba eso.  Después no me acuerdo más,  puedo decir que llegue bien a mi casa y que ella aun me habla así que nada malo hasta el momento.
Mañana será el día del orgullo homosexual y tengo propuestas de salidas,  aunque mi YO interno dice NO la estoy pensando muy bien. 
En dos días será la marcha y estaba tan animada de ir hasta que pensé
 " no quiero ser libre aún,  porque no tengo la valentía de salir del closet de mi pequeño entorno " y quizá todo se resume a eso,  esa marcha iba gente que es valiente y lucha por su igualdad y respeto que merecen.  Sin embargo yo aún no se que quiero por lo tanto vivo escondida en el closet de Narnia.
Estoy luchando ahora con mis pensamientos,  mi futuro,  mi ahora y sobre todo conmigo misma para lograr lo que siempre he querido desde siempre. Sólo espero no caer.