Nosotros ♡

jueves, 13 de julio de 2017

Moneda.


Y aquí viene la pregunta ¿cara o sello?
Mi respuesta sería ambas.

Saldré del closet ciberneticamente hablando. Probablemente en este blog se hayan dado cuenta desde mi primera entrada,  Y es que ya varias veces he escrito sobre "chicas" o "chica",  quizá hasta este momento sola una me cautive completamente, la única que quizá me rompa el corazón en un pasar de segundos como también reconstruirlo al mismo tiempo.
Pero a pesar de todo elijo ambas caras de la moneda,  porque me hacen sentir algo diferente cuando de cariño se trata. Eso es bonito.
Acepto que es muy diferente y que por ratos quisiera tener ambas al mismo tiempo. Las chicas son más complicadas,  sensibles,  engreidas,  delicadas y sobre todo quieren tener el centro de atención al máximo,  por el contrario  un chico es más duro,  muy poco romántico cuando se lo propone,  firmes, toscos y peludos. No digo que este mal todo eso,  a veces necesitamos  ir contrariamente a lo que somos nosotras.
Nunca he estado con una chica,  pero estoy segura que le daría el mismo afecto como me lo dieron a mi los chicos,  como quize a mi primer amor y sobretodo la cuidaria mucho más que a mi misma. Quizá todo esto suene raro,  no haber tenido un una relación sería o el famoso " intentemoslo" y saber que aceptó ambas parte de la moneda, incluso mucha de mis amigas LES me dicen heterocuriosa,  pero mi respuesta siempre será "Estoy segura de lo que quiero"
Aunque a mis cortos veinte años,  le he dichos -contando con los dedos de mi mano- "TE QUIERO" a pocas personas. Incluyendo a mi madre y hermanos.
Me está costando gritarle a los cuatro vientos lo que mis sentimientos quieren trasmitir,  lo que mi alma quiere liberar y lo que mis palabras quieren escupir a todas aquellas personas que pasan y están en mi vida.
Ya no quiero sonar  aburrida con el mismo tema,  Y aquí me despido de estas letras plasmadas hasta nuevo aviso.